jueves, 17 de enero de 2008

LA CALLE

La calle es un sitio solitario,
no hay transeúntes, sólo sombras inertes
que tropiezan entre sí.

Sombras, seres alienados,
miembros ad honorem
del club de consumidores.

Sombras, desvanecidas,
en el ajetreo cotidiano de dolores vernáculos,
regalando al prójimo desmigajados gestos de humanidad
si el afán lo permite

Sombras, temerosas, desconfiadas unas de otras,
compartiendo el mismo espacio, el mismo tiempo
la misma huella, el mismo cielo
el mismo sol, la misma lluvia.
Eslabones de una misma cadena
y al fin sombras humanas nada más...

2 comentarios:

  1. solo somos sombras y arena ( la frase no es mia, la saque de el gladiador)

    ResponderEliminar
  2. hola,

    Esta excelente tu blog y que bonitos mensajes tienes.

    Cuidate.

    Juan felipe G.

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.