jueves, 28 de enero de 2010

DESDE LA VENTANA

Desde la ventana las personas parecen imágenes en tercera dimensión,
simbolos anacrónicos de una cultura en desuetud.
Seres extraños, aparentemente inmunes al dolor,
impíos gladiadores buscando alimento para el super Yo

Desde la ventana, la soledad es espesa
y el silencio filosa espada que hiere el alma
No hay un horizonte azúl como en los cuentos.
Hay a lo lejos una linea delgadita que separa la tierra del cielo,
pero es gris como el humo

Y desde aquí esta golondrina sólo anhela volar,
aunque tenga las alas rotas.
Volar, muy alto como otras aves en los andes...
volar y que las penas se enreden en el viento y la espuma de las nubes.

8 comentarios:

  1. Según Leibniz, este es "el mejor de los mundos posibles"; luego, extrapolando el disparate, los eventos que ocurren en este mundo vendrán a ser "los mejores eventos posibles"; lo que, ahora extrapolando mi disparante, vendrá a traducir que el Destino tiene conciencia y es más bueno que el pan. Ergo, si el destino le quiebra a un ala a una golondrina y la confina tras una ventana, en realidad la está librando de terminar despedazada en el motor de un Boeing o apedreada por la resortera de un niño bellaco.

    Dile a tu pajarraco que se acomode las plumas, se calze una buenas pantuflas y empiece a moverse a pié, como el bonachón destino lo quizo.

    ResponderEliminar
  2. ok, Señor Nicotine, le daré su recado.

    ResponderEliminar
  3. Desde la ventana, viendo desde la distancia se puede imaginar, soñar, volar. Desde la ventana hay un gran mundo por explorar.

    Gracias por tu visita a mi blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sairetc, volar es imaginar, fantasear... y eso nos hace bien.

    te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  5. Y quien no quisiera.
    Ahora mismo me iba para arriba.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. estoy volando volando mas alto q una paloma

    ResponderEliminar
  7. Volé desde mi ventana hasta aquí, atraído por el aroma de tu poesía. Y al posarme en ella sentí que no regresaría pues quedé atrapado de inmediato entre sus versos. La poesía es sólo un paso entre ventana, es lo que acabo de concluir. Muy buen trabajo, Irene.
    !Adelante!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.