sábado, 3 de julio de 2010

AMADO SILENCIO


Me visitó el ocaso mientras esperaba
Pasó la noche y no volvió de lontananza
Se fundió en las nubes espesas el cariño aquel
Cantaron los ruiseñores,
y se borró el bullicioso furor de la mañana

Nada quedó en el ara de los que paciente esperan la llegada de…
del dueño del crepúsculo que embriaga
con su magia colorida
que destella azul y escarcha

para requebrar a la alborada

Otrora sentí los antojos del silencio
vi su desnudez y como danzaba
al compás de la melodía que emanaba de mi flauta
Pinté su cara de rojo pasión y verde esperanza
Prefirió mancharse las manos de negra incertidumbre

Ensució el corazón
con el pálido gris de la desconfianza
¡Ah! Cuánto quise hablarle
abriirle mi pecho para que buscara la verdad esquiva
del que no pregona cuando ama

Mi voz se consumió en un fuego asolador venido de oriente
O ¿era acaso del sur o de occidente?
Ya no importa, voy triste
Y ni la soledad enjuga estás lágrimas

No pude hablarle
Si lo hubiere hecho
Tampoco me habría escuchado
Pues, mi amado es el silencio…
…y el silencio es sordo.
______________________________
Montería, 22 de agosto de 2000

3 comentarios:

  1. El silencio, la voz del interior...que sólo a nosotros nos habla.
    Precioso post.
    Besos para ti llenos de cariño y amistad.
    mar

    ResponderEliminar
  2. El silencio es sordo, ciego, mudo...carece de sentidos, pero tiene sentido común...siempre es compañero de viaje el silencio!

    Bss

    ResponderEliminar
  3. Hay silencios que nos gritan por dentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.