domingo, 2 de enero de 2011

HEIDY


H. Berica Tapias, la niña del poema

Hay un secreto guardado
en uno de los colores del iris,
es una flor única, con aspecto de clavel
huele a rosa
y ni la niebla logra opacar
el hermoso color vino tinto de sus pétalos.


El sol guarda su furia
Las golondrinas callan a tu paso
Temen a la fuerza de tu alma pura
Le rinden pleitesía a los destellos de tus ojitos ingenuos
Te admiran taciturnos, envidian tu niñez
¡Princesita dueña del viento!

La tristeza se escabulle de mi sentir
cuando hilvanas con picardía tu alegría en el silencio
y derramas tu ternura sobre mi rostro demacrado
arrasando el tic tac vagabundo del reloj

Eres como la brisa fresca de diciembre
El viento es tu criado
Lo tomas en tus manos y haces maravillas con él
Balancea tus cabellos y los ensortija
Eres dueña del viento
¡ Dios te lo regaló y es tuyo, mi niña.!
_________________________________________________
Montería, C.C. julio 14 de 1.998

5 comentarios:

  1. Bellísimo poema.
    Te felicito.
    Un abrazo para ti y para ella.
    mar

    ResponderEliminar
  2. Espero que hayas tenido una estuepnda entrada de año. Siempre un placer pasar por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Que delicia de poema.
    Y que musa más bella.

    Besos.

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.