domingo, 20 de febrero de 2011

EN LA BANCA DE ATRÁS


Resucitan gruñidos de añejas libertades
que se arrinconaban timoratas
en el prehistórico reflejo de tiernas marquillas
oscilantes en la cueva húmeda de la pasión

Se sofoca la agónica locura
los brazos de él, el cuerpo de ella cubren
con hambre y desesperación afrodisíaca

No interpretan el zumbido cronológico del viento
sólo se deleitan mutuamente
amarrando y desamarrando sus almas
en un cómodo cuasi-silencio

Ausentes de la realidad chismosa y puritana
a la sazón de trémulas promesas de amor
y a la velocidad del tacto pornográfico del sudor

Son dos y a la vez uno
provocando ser tres
para seguir siendo uno

Montería, 17de abril 2001

1 comentario:

  1. AMIGA PASO A DEJARTE MI CARIÑO Y PARA DECIRTE QUE NUNCA TE OLVIDO.
    Besos para ti y que estes muy bien.
    mar

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.