jueves, 26 de mayo de 2011

Observando

Imagen tomada de google

Cuando llueve con el sol caliente
Es porque un ángel llora
Los niños que juegan ronda
En la terraza de enfrente
Bañan en la lluvia su inocencia
La señora que viene apresurada
Cargando una canasta de víveres
Saluda a la vecina que la esculca con la mirada
Mientras el aguacero lava su aura triste

Yo mirando a la señora
Y envidiando a los niños
Sueño que puedo tocar el cielo
Cubro mi busto desnudo con pétalos de orquídeas
Ilumino mi alcoba con el amarillo
De los girasoles que corté
en el patio de la casa de mi madre
Aquí adentro, el silencio se engarrota en el sofá
La soledad se fuma un cigarrillo
Y se bebe mi café


Irene Tapias Corcho
Montería, 5 de octubre de 2010

2 comentarios:

  1. Anónimo5:31 p. m.

    Que lindo!!!
    Vamos a mojarnos!!!
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  2. Es un poema precioso, atiborrado de sensibilidad, Irene: la soledad se fuma un cigarrillo envidiando la despreocupación con que esos niños disfrutan bajo las caricias del agua fresca. Chapeau.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar

OPINANDO, PENSANDO, CREANDO...MMM
Tu libertad de expresión llega hasta donde empieza el respeto por la dignidad de los demás.